BLOG, SERVICIOS

Principales funciones de un despacho de agobados

Los abogados son profesionales que se encargan de estudiar las leyes en general. Luego cada uno de ellos se va especializando en un área del derecho para así poder cubrir mejor las necesidades de sus clientes y lograr mejores resultados. Estos abogados casi siempre buscan trabajar en equipo con otros colegas que se hayan especializado en diferentes áreas a la de ellos para así poder ofrecer un servicio integral a la persona. De allí nacen los llamados despachos de abogados, que no son más que oficinas en donde se congregan diferentes especialistas en derecho y cada uno en su área ofrece el mejor servicio calificado. El despacho de abogados de lkconsultores.com, cuenta con un equipo de letrados especializados en las ramas de derecho civil, mercantil, administrativo fiscal, laboral, penal, contabilidad y administración de fincas que le asesorarán y ayudaran según sea el caso que usted necesite.

Entre las áreas en las que estos profesionales se dedican se encuentran los abogados de familia. Esta área del derecho, tal como su nombre lo indica, se encarga de analizar el conjunto de normas que regulan a las familias y sus relaciones entre ellos y con terceras personas.Es decir, estos abogados representan en su mayoría a un conjunto de personas y no a un individuo, puesto que la familia es definida como un todo. Muchos la definen como un conjunto de personas unidas por vínculos de sangre o adopción.

Los temas que típicamente manejan los abogados de familia son:

  • Matrimonios o Divorcios.
  • Adopción o patria potestad.
  • Guardas o tutelas.

Casi siempre esta rama del derecho civil se encarga más que todo de matrimonios, divorcios y todo lo que legalmente conllevan estos actos legales. Es decir, estudian los derechos no solo de los adultos y la mejor forma de delimitar sus derechos y deberes, sino sobre todo el derecho de los niños involucrados. Un despacho de abogados es principalmente responsables de conseguir los mejores acuerdos familiares para que cualquier menor de edad no se vea afectado ni física ni emocionalmente por una decisión legal.